Mamoplastia de Reducción

Un procedimiento destinado a rejuvenecer tu figura mediante el reajuste del tejido mamario.

¿Cómo se hace una mamoplastia de reducción?

La cirugía de reducción de senos implica la remoción de grasa, tejido mamario y piel excedente, seguida de la reubicación del pezón y la areola a una posición más alta y natural. El objetivo es crear senos más pequeños, ligeros y proporcionados que alivien los síntomas físicos y mejoren la apariencia general.

Realizada bajo anestesia general, la técnica exacta utilizada varía según la estructura individual de los senos y los objetivos específicos de la paciente. Las incisiones pueden seguir un patrón alrededor del pezón y areola, extendiéndose verticalmente hacia abajo y horizontalmente a lo largo del pliegue mamario en una forma de “ancla” o “T” invertida. Se extrae el exceso de tejido, grasa y piel, y el pezón y la areola se reposicionan. Finalmente, se remodela el seno restante y se suturan las incisiones.

Resultados esperados del procedimiento

Los resultados de la mamoplastia de reducción son visibles inmediatamente después de la cirugía, con mejoras adicionales a medida que disminuye la hinchazón y las incisiones cicatrizan. Además del alivio de los síntomas físicos, muchas mujeres encuentran una nueva confianza en su apariencia y disfrutan de una mayor libertad en actividades físicas y opciones de vestuario.

Proceso de recuperación de la mamoplastia de reducción

El período de recuperación varía, pero generalmente incluye moretones, hinchazón y molestias en los primeros días. Se prescribirán analgésicos para manejar el dolor. Es necesario usar un sujetador de soporte durante varias semanas para facilitar la cicatrización. La mayoría de las pacientes pueden retomar sus actividades normales en 2 a 4 semanas, aunque se deben evitar esfuerzos intensos durante al menos un mes.

Riesgos del procedimiento

Los riesgos incluyen reacciones a la anestesia, infección, sangrado, asimetría, pérdida de sensibilidad en los pezones o áreas del seno, y dificultades con la lactancia. Las cicatrices son permanentes pero se colocan de manera que puedan ser fácilmente ocultadas por la ropa.

Preguntas frecuentes

Sobre la mamoplastia de reducción

Aunque muchas mujeres pueden amamantar después de una reducción mamaria, algunas pueden experimentar dificultades. Esto debe discutirse con el cirujano antes de la cirugía.

El procedimiento generalmente dura entre 2 y 4 horas, dependiendo de la complejidad y el volumen de tejido a remover.

Aunque los resultados iniciales son inmediatos, la forma final y el contorno de los senos se asentarán en los meses siguientes a medida que la hinchazón disminuye.

El aumento significativo de peso puede afectar los resultados, potencialmente aumentando el tamaño de los senos nuevamente.

Aunque las cicatrices son permanentes, tienden a mejorar con el tiempo y se pueden ocultar bajo la ropa, incluso bajo trajes de baño.

PROCEDIMIENTOS