Cirugía de Papada | Liposucción del Cuello

Un procedimiento estético para definir y contornear el área bajo la barbilla.

¿Cómo se hace una cirugía de papada?

La liposucción de cuello implica la extracción de grasa acumulada en la zona de la papada a través de pequeñas incisiones. Utilizando una cánula delgada, el cirujano descompone y succiona la grasa, lo que resulta en una apariencia más firme y contorneada del cuello.

El procedimiento generalmente se realiza bajo anestesia local con sedación o bajo anestesia general, dependiendo de las preferencias del paciente y las recomendaciones del cirujano. Se hacen pequeñas incisiones, a menudo detrás de las orejas o bajo el mentón, por donde se introduce una cánula para succionar el exceso de grasa.

Resultados esperados del procedimiento

Los resultados de una liposucción de cuello pueden ser visibles de inmediato, con mejoras más notables después de que la inflamación haya disminuido. Estos resultados son generalmente duraderos, especialmente si el paciente mantiene un peso estable. La eliminación del exceso de grasa en la zona de la papada puede resultar en un perfil más definido y rejuvenecido.

Proceso de recuperación de la cirugía de papada

Después de la liposucción del cuello, los pacientes pueden experimentar inflamación y moretones, que suelen disminuir en las semanas siguientes al procedimiento. Se puede requerir el uso de una banda de compresión alrededor del cuello para ayudar a moldear la piel al nuevo contorno y minimizar la hinchazón. La mayoría de los pacientes pueden retomar sus actividades cotidianas dentro de una semana, aunque se recomienda evitar el ejercicio físico intenso durante al menos dos semanas.

Riesgos del procedimiento

Los riesgos asociados con la liposucción de cuello incluyen infección, sangrado, asimetría, cambios en la sensación de la piel, y la posibilidad de necesitar procedimientos adicionales. Sin embargo, cuando es realizada por un cirujano plástico cualificado, la mayoría de estos riesgos son mínimos.

Preguntas frecuentes

Sobre la cirugía de papada

Generalmente, la liposucción de cuello dura entre una y dos horas, dependiendo de la cantidad de grasa a ser removida.

Puede haber algo de molestia y dolor, que se maneja eficazmente con medicación para el dolor prescrita por el cirujano.

Aunque se notarán mejoras inmediatamente después del procedimiento, los resultados finales suelen apreciarse mejor después de que la inflamación haya disminuido completamente, lo cual puede tomar varias semanas.

La liposucción de cuello elimina la grasa, pero no la piel sobrante. En pacientes con piel menos elástica, puede recomendarse un procedimiento adicional para tensar la piel.

El tiempo puede variar, pero generalmente se recomienda usar la banda de compresión durante una a dos semanas después del procedimiento para obtener los mejores resultados.

PROCEDIMIENTOS