Botox | Rejuvenecimiento Facial no Quirúrgico

Un tratamiento efectivo para suavizar líneas de expresión y arrugas

¿Cómo se hace?

El procedimiento implica la inyección de pequeñas cantidades de Botox con una aguja fina en los músculos faciales específicos. Al bloquear temporalmente las señales nerviosas que hacen que estos músculos se contraigan, el Botox relaja los músculos, lo que suaviza las arrugas y previene la formación de nuevas.

Resultados esperados del procedimiento

Los efectos del Botox comienzan a ser visibles dentro de los 3 a 5 días posteriores al tratamiento, con resultados óptimos aparentes después de 2 semanas. Los resultados pueden durar entre 3 y 6 meses, después de lo cual el tratamiento puede repetirse para mantener los efectos.

Proceso de recuperación del Botox

No hay tiempo de inactividad significativo asociado con el Botox, permitiendo a los pacientes retomar sus actividades normales inmediatamente después del tratamiento. Puede haber algo de enrojecimiento, hinchazón o moretones en el sitio de inyección, que generalmente se resuelven en pocas horas o días.

Riesgos del procedimiento

Los riesgos asociados con el Botox son generalmente bajos pero pueden incluir moretones temporales, hinchazón en el sitio de inyección, y en raras ocasiones, ptosis (caída del párpado) o asimetría facial. Estos efectos secundarios son usualmente temporales y se resuelven solos.

Preguntas frecuentes

Sobre el Botox

La mayoría de los pacientes experimentan una leve molestia durante las inyecciones, a menudo descrita como un pinchazo rápido.

Los resultados comienzan a ser visibles dentro de los 3 a 5 días, con el efecto completo apreciable después de 2 semanas.

Los efectos del Botox generalmente duran entre 3 y 6 meses, variando de una persona a otra.

Sí, puedes retomar tus actividades diarias de inmediato, pero se recomienda evitar el ejercicio intenso durante las primeras 24 horas.

Aunque es más conocido por su uso en el tratamiento de líneas de expresión y arrugas, el Botox también se utiliza para tratar condiciones médicas como la hiperhidrosis (sudoración excesiva), migrañas crónicas y algunos trastornos musculares.

PROCEDIMIENTOS