Prótesis de Pantorrillas

Un procedimiento quirúrgico para aumentar el tamaño y mejorar el contorno de las pantorrillas.

¿Cómo se hacen las prótesis de pantorrillas?

El procedimiento de colocación de implantes de pantorrillas implica la inserción de dispositivos de silicona en las pantorrillas para añadir volumen y mejorar la forma de las piernas. Estos implantes están especialmente diseñados para imitar la forma natural del músculo de la pantorrilla, proporcionando un resultado estético y natural.

Resultados esperados del procedimiento

Los resultados son visibles inmediatamente después del procedimiento, aunque la apariencia final se ve mejor una vez que la hinchazón y los moretones han disminuido. Los implantes de pantorrillas ofrecen un cambio duradero, proporcionando una mayor plenitud y una mejor definición que puede ser difícil de lograr a través del ejercicio solo.

Proceso de recuperación de las prótesis de pantorrillas

Después de la cirugía, es común experimentar hinchazón y moretones en las áreas tratadas. Los pacientes suelen necesitar usar vendajes o prendas de compresión para ayudar a controlar la hinchazón y soportar las nuevas formas. La mayoría de los pacientes pueden retomar sus actividades diarias normales en una o dos semanas, pero deben evitar el ejercicio intenso y levantar objetos pesados durante al menos 4 a 6 semanas.

Riesgos del procedimiento

Como con cualquier cirugía, hay riesgos involucrados, que incluyen infección, reacciones a la anestesia, y formación de seromas o hematomas. También puede haber un riesgo de desplazamiento del implante o de resultados estéticos insatisfactorios que requieran cirugías adicionales.

Preguntas frecuentes

Sobre las prótesis de pantorrillas

El tamaño y la forma de los implantes se seleccionan en función de las proporciones naturales de tu cuerpo, tus expectativas estéticas y las recomendaciones del cirujano.

Los implantes de pantorrillas están diseñados para ser permanentes, aunque pueden requerirse revisiones en el futuro debido a cambios naturales en el cuerpo o al desgaste del implante.

Se recomienda caminar tan pronto como sea posible después de la cirugía para promover la circulación, pero debes seguir las instrucciones específicas de tu médico para evitar complicaciones.

Las cicatrices suelen estar ocultas en los pliegues naturales detrás de las rodillas y generalmente se desvanecen con el tiempo.

PROCEDIMIENTOS