Lipoinyección Glútea | Brazilian Butt Lift

Una técnica avanzada para esculpir y aumentar los glúteos utilizando grasa propia del paciente.

¿Cómo se hace una lipoinyección glútea?

El proceso comienza con la liposucción para recolectar grasa de áreas como el abdomen, caderas, muslos o espalda. La grasa extraída se purifica mediante centrifugación o decantación. Luego, se inyecta cuidadosamente en los glúteos a diferentes profundidades y ángulos para lograr una apariencia natural y mejorar la silueta global.

Resultados esperados del procedimiento

Los resultados pueden ser visibles inmediatamente, pero el contorno final y el volumen se apreciarán mejor después de que la hinchazón haya disminuido y la grasa transferida se haya estabilizado, generalmente alrededor de 3 a 6 meses después del procedimiento. Parte de la grasa inyectada se reabsorberá, pero aproximadamente el 60-80% permanecerá, ofreciendo resultados duraderos.

Proceso de recuperación de la lipoinyección glútea

La recuperación de una lipoinyección glútea puede variar. Los pacientes suelen experimentar moretones e hinchazón tanto en las áreas de liposucción como en los glúteos. Se recomienda evitar sentarse directamente sobre los glúteos o acostarse boca arriba durante al menos dos semanas para no comprometer la viabilidad de la grasa transferida. La mayoría de los pacientes pueden retomar actividades ligeras después de una semana, pero la recuperación completa puede tomar varias semanas.

Riesgos del procedimiento

Incluyen infección, sangrado, asimetría, y la posibilidad de que la grasa no sobreviva al trasplante, lo que podría requerir procedimientos adicionales. Existe también un riesgo de complicaciones graves si la grasa se inyecta incorrectamente en los vasos sanguíneos.

Preguntas frecuentes

Sobre la lipoinyección glútea

Los resultados pueden ser duraderos, con la mayoría de la grasa transferida permaneciendo en los glúteos. Sin embargo, cambios significativos de peso pueden afectar los resultados.

Se puede experimentar dolor y molestias durante la recuperación, que se manejan con medicación para el dolor prescrita por el cirujano.

La cantidad de grasa requerida depende del volumen deseado y de la cantidad de grasa disponible en el cuerpo para la extracción.

La mayoría de los pacientes retoman actividades cotidianas leves después de una semana, pero se recomienda esperar varias semanas para reanudar ejercicios o actividades intensas.

Se debe evitar sentarse directamente sobre los glúteos durante al menos dos semanas para no afectar la viabilidad de la grasa transferida.

PROCEDIMIENTOS